inicio > plan de rescate contra la crisis > aprende a improvisar

Medida 7: Aprende a improvisar

Un viejo chiste dice "¿Como puedes hacer reír a los dioses? Cuéntales tus planes." Y es que las cosas no salen siempre según lo previsto. La tecnología no funciona como debiera. Se nos traba la lengua en el momento menos oportuno. Nos topamos con un atasco. Llueve. O, como ahora, una larga época de bonanza económica da paso, sin previo aviso, a una recesión que se compara con la de 1929. ¡Catacrac!

En estas situaciones, nuestras primeras reacciones son el rechazo, la frustración y la queja. Pero de poco sirven, porque la realidad es la que nos toca, y será mejor que la aceptemos cuanto antes para tirar adelante. Lo que necesitamos es la capacidad de improvisar. Como Macgyver. ¿Recuerdas a ese tipo que con un ambientador de coche, un calcetín y una navaja suiza era capaz de escapar de los mayores peligros? Eso es...

 

La improvisación, en realidad, puede ser muy divertida. Es una de las claves, de hecho, para disfrutar de esta crisis, o al menos para atravesarla con un mínimo de sufrimiento. En realidad lo aburrido es la rutina, lo conocido, lo de siempre. Cuando tenemos que adaptarnos a lo imprevisible es cuando entra en juego la creatividad y el ingenio. Pero hay que tomárselo con espíritu de aventura, como MacGyver.

¿Que no hay presupuesto para trompeta y trompetista? Pues hacemos como Denise Reis...

 

¿Que no hay presupuesto para la decoración? No pasa nada, basta con unas botellas de plástico o unas chapas recicladas...

Botellas de plástico

Chapas

¿Que no da para un anuncio en la tele? Pues que salga el CEO haciendo alguna excentricidad y cuelgue el vídeo en Internet, como en la siguiente campaña de los robots de cocina Blendtec, que ha recibido más de 100 millones de visitas:

 

En fin, que hay que aprender a improvisar. Para ello te sugerimos que te apuntes a algún curso de improvisación teatral, como los que imparten Impromadrid, el Teatro Asura (Madrid) o Planeta Impro (Barcelona). O convence a tu organización para que nos invite a dar un curso en tu empresa. Sí quieres un saborcillo del asunto, júntate con un amigo o amiga y plantéale el siguiente juego:

Cuento Compartido

  1. Vas a contar un cuento junto con la otra persona, “palabra-por-palabra”. El cuento comenzará con las palabras tradicionales de “Érase una vez...".
  2. Tú (por ejemplo) dirás la primera palabra.
  3. Tu compañera dirá la segunda palabra.
  4. Tú la tercera.
  5. Y así sucesivamente, hasta el final.
  6. Si queréis, antes de comenzar podéis elegir un título. El título lo podéis crear también palabra-por-palabra, o si preferís podéis utilizar alguno de estos: El Dentista Soñador, La Hormiga Azul, King Kong en Albacete, La Rebelión de las Tostadoras.
  7. Variación: contáis el cuento frase-por-frase.